La revolución sexual sesentera y aerolíneas

Érase una vez, cuando la campaña “Sexo en los cielos” vendía asientos de avión, alguna aerolíneas promocionaron sus vuelos de forma muy sugestiva.
La revolución sexual sesentera y aerolíneas estadounidenses, una apuesta empresarial precoz.
La disruptiva estrategia fue lanzada en 1960 por Mohawk Airlines, con sede en Utica, Nueva York. En ese momento, la compañía estaba haciendo la transición a una flota de propulsión a reacción. Después de haber vendido todos, menos dos de sus aviones de hélice DC-3 de la Segunda Guerra Mundial, Mohawk promocionó la actualización de su flota de aerolíneas redecorando las cabinas de los dos DC-3 para que se parecieran a lo que la aerolínea llamaba eufemísticamente salones de “estilo victoriano”, pero que parecían más burdeles voladores de estilo de principios de siglo pasado.
.
.
aerolíneas
.
.
.
Para crear un ambiente acorde, había toques como papel tapiz de filigrana dorado que recubría el interior de los aviones, cortinas de terciopelo rojo con borlas doradas sobre las ventanas e iluminación interior con lámparas de carruaje de gas. Otro toque agregado para las azafatas: vestidas como prostitutas de antaño, servían cerveza, queso, pretzels y puros gratis.
.
Mohawk, que volaba principalmente a ciudades esparcidas por el norte de Nueva Inglaterra, obtuvo mucha publicidad nacional sobre lo que oficialmente se denominó “Luz de Gas Servicios» o «Servicios Farol” (aunque la mayoría de la prensa usaban etiquetas más coloridas o precisas). Como resultado, según los informes, los dos aviones casi siempre estaban llenos y el el último DC-3, poco más de un año y medio después, también fue redecorado.
.
Pero Mohawk, a pesar del abrumador éxito de su promoción, no fue copiado por otras aerolíneas, porque la agencia de seguridad de la FAA promulgó nuevas reglas de inflamabilidad para las cabinas de las aerolíneas que prohibían elementos  fáciles de  combustión como el papel tapiz, las cortinas de terciopelo y las lámparas de gas.
.
La revolución sexual sesentera y aerolíneas estadounidenses, una apuesta empresarial precoz.
.
Fue a  mediados de la década de 1960 cuando Braniff International trajo el sexo de vuelta a los cielos con su famosa e infame promoción «Pucci Air Strip». En los anuncios de televisión, una anfitriona bien formada (como Braniff llamaba a sus asistentes de vuelo) se quitó casualmente capas de su uniforme, revelando progresivamente más piel, en un contexto de música burlesque y un narrador que usaba referencias sexuales sutiles que terminaban con el eslogan. , «Braniff cree que incluso una azafata de avión debería verse como colegiala». La promoción ganó todo tipo de premios publicitarios, pero se derrumbó  cuando intervinieron grupos feministas como la Organización Nacional de Mujeres, fundada en 1966, justo después del debut de la variante de aerolíneas  Braniff.
.
Para 1971, cuando National Airlines resucitó el ángulo de venta de asientos por sexo en su campaña de doble sentido, «Fly Me«. Este destacó a las magníficas azafatas usando sus nombres de pila en anuncios que decían “Soy Cheryl, llévame ” o “ Soy Linda, vuélame» Los asistentes de vuelo incluso tuvieron que usar botones de «Fly Me» en sus uniformes. Negando un giro descarado a la promoción, un portavoz de National dijo: «No teníamos una idea preconcebida de inyectar una mirada sugestiva en la campaña».
.
.
aerolíneas
.
.
Bueno, a los pasajeros les encantaba Fly Me, tanto que la compañía afirmó que aumentó el número de pasajeros en un 23 por ciento tan solo en el primer año. Pero la mayoría de las azafatas de vuelo de National lo odiaban. Según los informes, una asistente escribió las palabras «Ve a volarte tú mismo» en el botón de campaña de su uniforme.
.
Unos tres años más tarde, cuando los pasajeros empezaron a cansarse de Fly Me, el concepto de sexo en los cielos volvió a aparecer, esta vez en la famosa e infame campaña de Continental Airlines: “Realmente movemos la cola por ti”. Una vez más, la aerolínea afirmó que valió la pena, mientras que sus asistentes de vuelo se quejaron. En Los Ángeles, la ciudad natal de Continental Airlines, discutieron un artículo en un importante periódico en el que un asistente, fotografiado con un lindo bebé en su regazo, acusó a la compañía de tratar a su personal de cabina como símbolos sexuales.
.
.
aerolíneas
.
.
.
¿Y donde están ahora las  areolíneas? Luego de una serie de fusiones, adquisiciones y similares, lo que quedó de Mohawk terminó volando bajo los colores de American Airlines. National fue adquirida por Pan Am, que más tarde se vendió pieza por pieza hasta que Delta compró sus huesos. Continental se fusionó con United y ahora atraviesa los cielos amistosos bajo el nombre de United. Braniff dobló sus alas y sigue siendo solo una leyenda a pesar de los numerosos intentos de volver a volar.
.
Con información de Markus Frehner / Museo del Tiempo Tlalpan, A.C.
.
Fuente: Bob Schulman, escritor y jefe de relaciones públicas de Mohawk durante algunos años en la década de 1960.
.